CLIMATIZACIÓN

La climatización o acondicionamiento de aire, consiste en regular las condiciones del aire en el interior de un local, en lo que se refiere a la temperatura, humedad, limpieza y movimiento, para responder a las exigencias del espacio climatizado. En el ámbito doméstico o laboral, el objetivo que se persigue es alcanzar un grado de confort higrotérmico adecuado para la comodidad de las personas, de tal manera que no tengan que intervenir los mecanismos termoreguladores del cuerpo (metabolismo, sudoración y otros).

Proceso de climatización

El proceso de climatización incluye las siguientes fases:

  • Control de la temperatura: la temperatura es un parámetro de gran importancia de cara a alcanzar un grado de confort aceptable.
  • Control de la humedad: la humedad mide la cantidad de agua contenida en el aire, y está directamente relacionada con la sensación de confort.
  • Filtrado, limpieza y purificación del aire: la eliminación de las partículas de polvo es fundamental para la salud.
  • Movimiento, renovación y circulación del aire: para obtener el confort deseado, el aire debe circular uniformemente por todo el recinto, sin corrientes desagradables.

Funciones que deben cumplir los equipos de climatización

Las funciones que deben cumplir los equipos de climatización y aire acondicionado son diferentes en verano y en invierno:

  • En verano: enfriamiento, deshumidificación, ventilación, filtrado y circulación.
  • En invierno: calentamiento, humidificación, ventilación, filtrado y circulación.

Veamos con detalle estos procesos de climatización y aire acondicionado:

  • Enfriamiento: el enfriamiento se efectúa en verano mediante el sistema de refrigeración. De forma simultánea se realiza la deshumidificación, ya que de lo contrario aumenta de forma significativa el porcentaje de humedad relativa, provocando sensación de molestia y pesadez.
  • Calentamiento: el calentamiento del aire se efectúa en invierno mediante la calefacción.
  • Humidificación: la humidificación evita que la disminución de la humedad relativa del aire debida a la calefacción produzca resecamiento de las mucosas respiratorias, con las consiguientes molestias fisiológicas.
  • Deshumidificación: se emplea para reducir la humedad ambiental, especialmente en verano.
  • Ventilación: consiste en la entrada de aire exterior para renovar el aire a fin de lograr un adecuado nivel de pureza, evitando viciamientos y olores.
  • Filtrado: consiste en tratar el aire mediante filtros para quitar el polvo, impurezas y partículas en suspensión.
  • Circulación: es necesario un cierto movimiento de aire con el fin de evitar su estancamiento, pero sin que se produzcan corrientes perjudiciales.

Tipos de aire acondicionado

Existen en el mercado gran variedad de aparatos de climatización y aire acondicionado aptos para climatizar una estancia. Veamos los principales:

  • Climatizador: generalmente se denomina climatizador a los aparatos que cuentan con función refrigeración y calefacción.
  • Aire acondicionado: coloquialmente se emplea la expresión aire acondicionado para referirse a aparatos con función refrigeración y deshumidificación, sin calefacción.
  • Ventilador: no enfrían el aire, lo mueven provocando una corriente refrescante, consiguiendo que la sensación térmica baje entre 4 y 8°C.
  • Climatizador evaporativo: también llamados enfriadores de aire o evaporadores, hacen pasar el aire caliente ambiental a través de un filtro mojado, consiguiendo una reducción de la temperatura del aire entre 12 y 16°C con respecto a la temperatura exterior.